Un héroe casildense

Interés General 08/08/2013 Por
Uno de los rescatistas de los Bomberos Zapadores de Rosario que se encuentra trabajando en el lugar de la explosión es casildense, se llama Diego Rodríguez, y lleva más de 48 horas trabajando sin parar en el rescate de personas que podrían estar atrapadas bajo los escombros. En la tarde de este miércoles estuvo junto a la Presidente en la zona del desastre.


Diego Rodríguez es casildense, tiene 38 años, y desde hace 15 años forma parte de los Bomberos Zapadores de la ciudad de Rosario. Estuvo de guardia hasta las 8 de la mañana del martes. Una hora y 45 minutos más tarde recibió la noticia de la explosión del edificio de calle Salta al 2100 y ya no se fue más. Lleva más de 48 horas trabajando en el lugar.

En diálogo con Casilda Ya, Diego expresó su agradecimiento para con toda la gente que está afuera:
"Nos traen comida, agua, frazadas, bebidas calientes. No nos hace falta nada."

En cuanto a la búsqueda contó que "sabemos de casos de terremotos donde se encontró gente con vida hasta 5 días después de sucedido el siniestro. Nosotros buscamos a gente viva. Hasta que no saquemos la última piedra, el último escombro, seguiremos buscando personas vivas."

"Estamos trabajando con relevos cada media hora, donde salimos a descansar y a hidratarnos. Estamos encontrando camas, colchones, por lo que creemos que en las próximas horas tendremos novedades."

Sobre la visita de la Presidente contó que estuvo con ella en el corazón de la tragedia, tal como lo muestra la fotografía que acompaña esta nota, donde "mis superiores le informaron cuales eran las tareas de rescate que se estaban haciendo. La vi muy compungida, asombrada por lo que estaba viendo. Estuvo unos minutos, nos agradeció el trabajo que estabamos haciendo y se fue. Nada más."
"Me tocó estar en diferentes tipos de situaciones. De derrumbe, accidentes, homicidios. Pero como esto no vi jamás. Es inexplicable."

Seguramente muchos mirarán esta foto y hablarán mal de la Presidente, otros hablarán bien, otros atacarán a la Intendente de Rosario, y otros la defenderán. Y a sólo unos pocos se nos inflará el pecho al ver a Diego Rodriguez, al Gato, al amigo, al tipo con el que vivimos millones de aventuras desde los 3 años, el que estuvo desde el primer momento de la explosión hasta ahora sacando gente, salvando vidas, incluso muchas veces poniendo en riesgo la suya propia. Un héroe anónimo más. Una historia de vida muy rica.
El orgullo es inmenso, el agradecimiento mayor todavía. Ese "loco" está laburando en el medio de la tragedia.
Y hasta que no se encuentre al último desaparecido no se irá del lugar.
Y eso da esperanza.

Te puede interesar