A los 81 años se recibió de piloto de helicóptero

Interés General 05 de noviembre Por
Raúl Geronzi es un exitoso empresario de Las Parejas que desde muy pequeño tenía el sueño de volar. A los 81 años pudo cumplir su sueño de ser piloto de helicóptero al finalizar el curso en la Escuela de Pilotos del AeroClub Casilda. No sólo cumplió su sueño sino que seguirá volando ya que encargó su propio helcóptero.


La historia de Raúl Geronzi es apasionante, siempre signada por el esfuerzo y el trabajo. De chico quiso entrar a la Fuerza Aérea Argentina, pero la situación económica de aquel momento le impidió costearse los estudios.
A los 33 años hizo el curso de piloto comercial y eso lo habilitó para volar.
Pero sólo aviones.
Y Raúl quería también volar helicópteros.

Y como piensa que nunca es tarde, a los 80 años tomó conocimiento de la existencia de la Escuela de Pilotos del AeroClub Casilda y se puso en contacto con Carlos Faravelli y cía.

Rindió el psicofísico y ua vez aprobado ese exámen comenzó el curso que le demandó 36 horas de vuelo, y casi un año de entrenamiento. Este domingo rindió el examen final ante el Comodoro Luis Longar, y con 81 años se recibió de Piloto Privado.

Junto a Raúl Geronzi también rindieron José "Pepo" Andreani, Emiliano Instiyarte, y Fernando Scabuzo. El caso de Scabuzzo es el primer miembro de la Policía de la Provincia de Santa Fe en convertirse en Piloto Comercial y se sumará a la flota de pilotos de la Gobernación de Santa Fe.

"Estaba más nervioso que un chico de primer grado", contó Raúl este lunes cuando le entregaron toda la documentación que acredita que puede volar helicópteros, "pero estoy muy satisfecho".

"Los alumnos, a la hora de rendir, suelen mostrar de diversas maneras su nerviosismo, contó el Comodoro Longar. Raúl estaba muy callado y concentrado en lo que tenía que hacer. "En estos 12 años que llevo tomando estos exámenes, el caso de Raúl es el de la persona de mayor edad haciendo este curso. Un verdadero ejemplo" cerró el Comodoro.

Para Carlos Faravelli, el instructor de vuelo, "Raúl es un maestro. Siempre respondió de la mejor forma ante todas las situaciones. Lo llevé a situaciones de extremo peligro como la parada del motor en pleno vuelo, para ver como reaccionaba y siempre salió airoso."

Geronzi está más que satisfecho de haber cumplido su sueño. Y para que el sueño sea completo ya encargó un helicóptero Ciccaré para poder volar cuando tenga ganas y recorrer distintos aeroclubes y visitar a los amigos que cosechó en esta aventura.

Un ejemplo de vida. "No importa la edad que tengas", dice Raúl, "nunca es tarde para cumplir sus sueños."
"A los jóvenes les diría que vayan siempre para adelante. Un paso atrás solo para tomar envión. Siempre para adelante."
Y él muestra que lo que dice con palabras lo refrenda con hechos.

Te puede interesar