El Municipio cambiará cheques a Gherardi

Interés General 04 de abril de 2020 Por casildaya.com
A través de una ordenanza aprobada por mayoría por el Concejo Municipal, la Municipalidad de Casilda cambiará cheques a plazo de la empresa Gherardi por un monto que ronda el medio millón de pesos, para que la industria pueda afrontar el pago vencido de la quincena de los trabajadores. Un parche a una problemática que tiene años de antigüedad.
gherardi
Gherardi

La historia de la empresa Gherardi vuelve a repetirse. Por cuestiones económicas, financieras, o por impericia, la empresa cayó en reiteradas ocasiones en crisis en las que no puede afrontar el pago a los trabajadores directos como así tampoco a los talleres donde terceriza el trabajo.

El antecedente más cercano tuvo lugar el año pasado, 2019, cuando el por entonces intendente Sarasola intervino y logró un acuerdo con el Gobierno Provincial del Ing. Lifschitz, y el concejal Julio Yualé gestionó ante organismos nacionales una ayuda para que los trabajadores no queden en la calle.

En medio de una pandemia, la situación de la empresa se veía venir, y nuevamente dejó sin cobrar a más de 200 familias. El Decreto Nacional que ordena el aislamiento social, preventivo y obligatorio entró en vigencia el 21 de marzo, y para ese entonces quedaba por cobrar la quincena de la totalidad de los trabajadores.

El reclamo de los trabajadores no se hizo esperar y llegó hasta el intendente Golosetti. Desde el Ejecutivo pusieron a disposición una herramienta que trata de cambiar cheques de la empresa, con pago diferido, y darle efectivo a Gherardi para que afronte el pago. Y con esos cheques pagar a los proveedores del Municipio, asumiendo un riesgo más importante, en caso que la empresa no pueda cubrir los fondos de esos valores, que ronda el medio millón de pesos.

Golosetti envió al Concejo el proyecto para que fuera autorizada esta herramienta, y los ediles lo aprobaron por mayoría, asegurando que los trabajadores de Gherardi cobrarán la quincena. 

El mayor de los problemas, que es la estabilidad de todos y cada uno de los trabajadores, está solucionado. Pero momentáneamente. Porque a causa del aislamiento decretado por el Gobierno Nacional, la empresa no está produciendo, por lo que no está generando nuevos ingresos. De esta forma, el problema se trasladó a un horizonte de quince días.

Y aquí surgen una interminable cantidad de preguntas: ¿Que pasará después? ¿El Municipio será el agente financiero de la empresa para asegurar que los trabajadores continúen cobrando? ¿Hasta cuándo? El Municipio que afronta las obligaciones de esta empresa privada, ¿es el mismo que hace dos meses no podía pagar a sus propios trabajadores? ¿El mismo que estaba fundido por una deuda de más de 160 millones de pesos? ¿Tan rápido se reactivó la economía del Municipio y en medio de un receso económico por la pandemia?

Algunas de estas respuestas se conocerán en el futuro inmediato. Otras demorarán un poco más en aparecer. Y a otras las estamos intuyendo ahora mismo. 

Te puede interesar