Adiós Noelí, fue un gusto

Interés General 24 de enero de 2021 Por casildaya.com
En las últimas horas se conoció la noticia del fallecimiento de Noelí Bruno de Saavedra, quien fuera docente, directora de la escuela Casado e integrante de las primeras comisiones del Pre Cosquín Casilda. Nuestro recuerdo:
FB_IMG_1611511864115-01

Cuando escuchaba el nombre Noeli Bruno la primera palabra que asocio es respeto.

La conocí cuando empecé la primaria en la Escuela N° 488 "Carlos Casado" y ella era la Directora. 
Con una figura imponente, su pelo renegrido atado bien tirante que terminaba en un rodete, caminaba por el patio cubierto de la escuela y no volaba una mosca.

Recuerdo que ante cualquier travesura, la seño Nelida nos mandaba a la vice dirección, como si fuera una tarjeta amarilla, la antesala de la roja que implicaba ir a visitar a Noeli a la Dirección. Algo que muy pocas veces sucedía ya que la advertencia surtía efecto y nos cuidábamos como de hacernos pis en la cama.

Una mañana, ninguna alerta hizo efecto en mi y la advertencia de visitar a Noeli se hizo realidad. Caminé los 20 metros que separaban el aula de la Dirección con una mezcla de terror, ansiedad, preocupación y vislumbrando lo que podía pasarme "cuando se entere tu padre", hombre pequeño que compartía la galería del miedo con Noeli.

Al entrar a la sala donde funcionaba la Dirección, ella, sentada escribiendo en un cuaderno anillado oficio de hojas rayadas, levantó la vista, reconoció mi temor y me preguntó qué había hecho?

Le resumí a más no poder mi travesura y me preguntó cómo me sentía? Porque yo no era un chico de visitarla seguido. Y a continuación me explicó que ella estaba ahí para escucharme, para ayudarme en lo que necesitara y para que estudiara para tener un futuro mucho mejor. 

En ese momento, mi sensación hacia su presencia cambió de miedo a respeto. Su figura se transformó de una persona que daba temor a una gran contenedora. 
Imposible olvidar aquellas palabras que también produjeron un cambio en mi. Esa mujer que me había escuchado, que me contuvo en una situación especial de mi vida, no merecía mis travesuras. Y si bien alguna que otra me mandé, siempre tenía en la cabeza tratar de portarme bien para no defraudar a Noeli.

Los años nos volvieron a encontrar cuando, ya retirada, se involucró y comprometió con el sueño de su marido, don Carlos Saavedra, y lograron que Casilda se convierta en sede del Pre Cosquín. En esa nueva tarea organizaba peñas, inscribía participantes, y muchas tareas más, todas y cada una indispensables para que la sede Casilda creciera año tras año.

Hoy las noticias dicen que Noeli nos dejó. Y es verdad. Nos dejó enseñanzas, ejemplos, palabras de contención, de aliento, y una vida dedicada a la educación y la cultura. 
Hoy nos entristecemos, mañana la recordaremos y siempre valoraremos lo afortunados que fuimos de haberla conocido.

Lalo Monje.

Te puede interesar