Silencio stampa

Interés General 13 de mayo de 2021 Por casildaya.com
Esa es la postura que han elegido las autoridades locales sobre las 100 muertes por Covid que ha alcanzado la ciudad en la jornada de este miércoles. No hay excusas, ni lineamientos, ni nuevas medidas, ni siquiera condolencias para las familias que perdieron un ser querido.
IMG_4531-1024x683

Una muerte ya es dolorosa, pero cien es una barbaridad. Es mucho más que un número. Hay cien familias casildenses que ya no tienen a un ser querido. Cien sillas vacías en cualquier mesa, en un cumpleaños, en un día del padre, o de la madre. 

Hoy no es un día más. Se llegó a un número que creíamos lejano. Pero llegó. El Covid se llevó a cien de los nuestros.

Y en un día tan triste, ninguna autoridad salió a hablar sobre el tema. Nadie dijo una palabra sobre tremendo número.

Ni el Intendente, Andrés Golosetti, ni el Subsecretario de Salud, Ariel Aquili, ni el Senador, Eduardo Rosconi, salieron a explicar a los medios cómo es que llegamos a este número, ni qué camino nuevo debemos tomar para que este número siga creciendo.

A Rosconi lo vimos entregando fondos, que son del Senado es decir de todos los santafesinos y no de su bolsillo, a distintas instituciones. Es de destacar que ninguna de estas instituciones está relacionada con la Salud. Es como que quisiera despegarse de ese tema.

De Golosetti no tenemos ni noticias. En medio de una pandemia donde no hay más camas, ni respiradores, el Intendente invierte recursos en cambiar los nomencladores. Si. Los nomencladores. Y no los de Nueva Roma, ya que no existen en ese barrio, sino los del Centro de la ciudad. Y además, está invirtiendo más de 12 millones de pesos en el piso de una plaza. Justamente una plaza sobre la que pesan restricciones y no podemos visitar.

Y de Aquili hace mucho que no sabemos absolutamente nada. Solo habla con algunos medios, con los que se siente cómodo. Al resto, ni siquiera les responde las llamadas ni los mensajes.

Pareciera que creen suficiente un operativo Detectar, que solo abarcó algunas manzanas del Centro de la ciudad (si, el centro, otra vez solo el centro), como para jactarse de hacer algo por los casildenses en materia de Salud Pública. 

Cada fin de semana miles de casildenses se juntan en algunos espacios públicos como si la pandemia no existiera. Está claro que la responsabilidad es de aquellos que no respetan las normativas y las restricciones vigentes. Pero tampoco está la presencia del Estado Municipal para hacerlos entrar en razón y evitar mayores contagios.

En cuanto a las restricciones, todo lo que dictamina el Gobernador Perotti se replica exactamente en Casilda, sin cambiar ni una coma, ni un punto. Y muchas veces, las medidas que son efectivas o necesarias para Rosario y Santa Fe, puede que Casilda no se necesite que sean tan estrictas, y morigerándolas podrían evitar que algunos rubros del comercio se vean perjudicados. Pero no. No hay gestión de la pandemia. No hay sentido común para las medidas que se aplican y no hay defensa de los intereses de los casildenses.

Solo anuncios vacíos que hablan de duplicación de camas, cuando lo que traen son solo cuatro. Cuatro camas nuevas para responder a la necesidad que puedan tener los 40.000 casildenses más los habitantes de las otras 12 localidades del departamento Caseros.

Y mientras ese silencio hace mucho ruido, cien familias casildenses extrañan a un ser querido. Sufren, lloran, no entienden, sienten bronca, y contemplan el silencio de las autoridades.

Nos faltan cien. Y para las autoridades pareciera que aquí no ha pasado nada.

Te puede interesar