Con los números en Rojo

Futbol 19 de octubre Por
Aprendices sufrió otra derrota en el Argentino B. Unión de Sunchales lo venció 2-0, pegando a través de Matías Rojo cuando la Academia aguantaba bien el partido y por intermedio de Joaquín Molina sobre la hora, en momentos que los de Nueva Roma jugaban por dos menos debido a las expulsiones de Bruno Valeri y Esteban Hernández.


Otro golpe, otra vez cuando Aprendices gozaba de un buen momento en el partido. La Academia sumó su cuarta derrota en cinco presentaciones en el Argentino B en su visita a Unión de Sunchales, que lo golpeó con la suerte y terminó de rematarlo sobre el epílogo, cuando los de Nueva Roma ya jugaban en doble desventaja numérica, en virtud de las expulsiones de Bruno Valeri y Esteban Hernández. Con el triunfo, el Bicho Verde quedó presionando al sector de la Zona 7 que estaría obteniendo la clasificación. Mientras que los albiazules, a causa del enfrentamiento directo entre 9 de Julio y Argentino Quilmes de Rafaela, quedarán en puestos de descenso al Torneo del Interior.

La cuestión invitaba a creer que los de Luis Bentivoglio podrían llevarse algo del reducto sunchalense. Porque Aprendices evolucionó notablemente en su aspecto defensivo, siendo inquebrantable por parte de los locales, que debieron apelar casi constantemente a las pelotas aéreas y disparos lejanos para inquietar la valla defendida por Pablo Pieretto.

Pese a ello, el jaque estaba planteado y la concentración llamada a pleno para los hombres de traslavía, ya que los de verde y blanco casi monopolizaron la tenencia del balón y salieron a adelantar sus líneas. Mientras que del otro lado, las incursiones académicas en el terreno adversario fueron apenas a cuentagotas, y sin un sostén de juego adecuado para construir peligro.

En los primeros minutos de la segunda mitad, la cosa parecía ir cambiando. Los casildenses se animaron a más para salir del asedio, sin demasiada conexión, conforme corrían las agujas y Unión agotaba sus recursos y variantes, y progresivamente iba cayendo en la impaciencia.

Un remate lejano de Matías Rojo que parecía no traer problemas mayores dio un rebote fatal en Pieretto y se transformó en el primero de los de Adrián Tosetto. Y más allá de la diferencia, ese fue el definitivo punto de inflexión para que los anfitriones se quedaran los tres puntos. Por la serenidad que brindó al dueño de casa, y la incertidumbre y baldazo de agua fría que significó en Aprendices.

Lo que quedó fue otra cosa. La Academia trató de ir por el empate, sin demasiadas ideas o argumentos sólidos, y el Bicho aprovechó la confusión para afirmarse en el campo y buscar el contragolpe definidor. Llegó cuando los de Nueva Roma ya estaban hechos jirones, por las rojas a Bruno Valeri y Esteban Hernández. Un mano a mano en los pies del ingresado Joaquín Molina, terminó por sentenciar la historia cuando ya se jugaba tiempo adicional.

Otra caída para Aprendices, que más allá de la derrota, una vez más mostró progresos y mejorías, principalmente en el plano defensivo, habiendo sostenido su arco imbatido por más tiempo que en sus anteriores presentaciones. Pero la caída empieza a apremiar seriamente, dado que lo deja en puestos de descenso previo a un duelo vital como lo será el que tendrá con Sportivo de Las Parejas en el Nuevo Fortín, previo paso por los cuartos de final de la Liga Casildense ante Argentino de Fuentes. Para Unión, un triunfo que lo hace crecer de manera importante en la tabla y lo pone bien plantado en la pelea importante por la clasificación a la segunda fase.

Te puede interesar