Como prevenir la presencia de alacranes

Interés General 21 de enero Por
La continua aparición de alacranes en diversas zonas de la ciudad ha comenzado a preocupar a la población. En la provincia de Santa Fe se encuentran dos tipos de estos arácnidos, aunque el más venenoso es el que parece a simple vista el más inofensivo. Estas son recomendaciones para mantener la vivienda libre de estos alacranes:


Con la llegada de las altas temperaturas, suelen aparecer más seguido los alacranes. Esos temibles arácnidos ponzoños. En Santa Fe se encuentran de dos tipos aunque el más venenoso es el que a simple vista parece el mas inofensivo. Cómo reconocerlo y cómo evitar el daño.

Mariana Maglianese, del Programa de Zoonosis y Vectores, explicó, en contacto con Radiópolis, el programa de Radio 2, que el Tityus trivittatus, de color marrón claro y de pequeñas tenazas, es, contrario a lo que suele pensarse, el más peligroso de estos arácnidos y el que más se ve en territorio santafesino. Su toxina –señaló la especialista– puede ser mortal, sobre todo si la víctima es un niño.

En cambio, el bothriurus bonariensis, de color negro y apariencia más feroz, posee una ponzoña prácticamente inocua.

Maglianese indicó que la mayoría de las veces, es este alacrán marroncito el culpable de picaduras, que, en algunos casos, resultaron ser fatales.

Por ello, recordó dos recomendaciones básicas para mantener el hogar libre de alacranes: rejillas y zócalos. Aconsejó mantener sellado el sistema cloacal de nuestro domicilio –es en las cañerías donde estos animales han hallado un hábito idóneo para vivir, resguardados de sus predadores–, lo que implica cubrir desagues con rejillas e inodoros y lavabos con tapones.

Desaconsejó, por otro lado, la utilización de insecticidas ya que el alacrán, al percibir olores tóxicos, cierra sus orificios de respiración para protegerse, con lo cual, apelar a ellos es inútil.

Otra recomendación es mantener puertas y ventanas cerradas, con mosquiteros que impidan la entrada de cualquier bicho y burletes o zócalos que no dejen que pasen debajo de la puerta.

“Si se puede deslizar una moneda de un peso debajo de la puerta, también puede pasar un alacrán”, ilustró Maglianese.

Finalmente, consultada sobre qué hacer cuando el alacrán ya nos picó, destacó que lo primero es “no perder tiempo” y dirigirse inmediatamente a alguno de los centros de salud provinciales que cuentan con el antídoto.

Te puede interesar