Llamado de atención a nuestros legisladores

Seguridad 04 de julio de 2019 Por
Una integrante de la fuerza policial fue víctima de un hecho de robo. Manos anónimas le sustrajeron la motocicleta que utiliza para ir a trabajar y conducirse en su vida privada. Sus propios compañeros policías la recuperaron por partes. A través de Facebook hizo un descargo que nos hace reflexionar acerca de la labor de la Justicia y de nuestros legisladores.
moto robada
Imagen ilustrativa

Muchas veces, especialmente desde los medios de comunicación, se cae sobre la figura de la Policía ante diversos hechos delictivos que ocurren en nuestra ciudad o en localidades de la región. Pero lo que le sucedió a una integrante de la fuerza policial y su mirada ante el hecho, deja al descubierto la impotencia que muchas veces sufren los mismos uniformados ante el accionar de la justicia.

Esta mujer policía, que para resguardarla no vamos a dar a conocer su identidad, escribió en su cuenta personal de Facebook luego de encontrar los restos de la motocicleta de su propiedad que le había sido sustraída:

"Han encontrado mi moto (PDI-Casilda). Hecha bolsa, las partes x distintos lugares, los plásticos rotos, el motor desarmado, tristeza da verla.

Agradezco infinitamente el trabajo de mis compañeros y de mi pareja, los que se arriesgan metiéndose en lugares horribles y trabajan para recuperar lo q estás lacras inmundas nos roban sin ningún tipo de problemas. Me duele?, si claro que me duele, xq la moto es algo que cuidabamos mucho, es nuestra movilidad ( como le pasa a más de uno de nosotros,tristemente) y verla en las condiciones que la dejaron y saber que van a seguir haciendo lo mismo, metiéndose en las casas y sacándonos lo que a nosotros nos cuesta esfuerzo tener, duele en el alma. En 3 años no supe cambiarle el foco. Ellos en 4 días la desarmaron completa.

Que me gustaría? Que el laburo que hacen mis compañeros se valore y queden presos, que no salgan más a la calle y que los hagan trabajar para que se paguen la comida que les dan de comer. Mal nacidos, del primero al último".

Cuantas veces nos escuchamos decir que la policía no hace nada? Cuántas veces le achacamos al personal policial que no dan el 100% para evitar los hechos delictivos que sufren nuestros vecinos?

El pedido, casi desgarrador, del último párrafo es una plegaria a la Justicia para que el trabajo que la policía realiza diariamente no se vea tirado a la basura en pocos minutos. Desde la Justicia, ante este tipo de pedidos, siempre indican que sólo cumplen con lo que dictan las leyes y se aferran al contenido de la letra escrita.

Es ahí, donde queda en evidencia que nuestros legisladores no están realizando el trabajo para el que fueran elegidos por todos nosotros. Ese trabajo, exclusivo del poder legislativo, es el de dictar nuevas leyes, aggiornar las existentes, modernizarlas a los tiempos que corren, para beneficio de todos los ciudadanos. Acompañarlas de políticas que mejoren la educación, el desarrollo social y la salud de los sectores más vulnerables.

Es claro que ese trabajo no se está realizando como corresponde. Vemos a legisladores distribuir dinero como si ésta fuese su actividad más importante, logrando grandes resultados electoralistas inmediatos y colaborando con la involución de nuestra sociedad en un futuro mediato.

Necesitamos el despertar de nuestros legisladores, que todos recordemos las funciones que cada poder tiene que cumplir, algo que nos enseñaron en la escuela primaria y que nunca deberíamos haber olvidado. Necesitamos leyes que pongan en valor el trabajo de nuestra policía, de la buena policía, que afortunadamente es mucha, para evitar que aquellos que tienen en vilo a nuestra sociedad puedan delinquir, sean detenidos, y pasen rápidamente por la famosa "puerta giratoria".

Necesitamos que cada uno se ponga a trabajar en lo que le corresponde, para evitar esa sensación de desprotección de los vecinos, la impotencia y la desilusión de la policía, y la sensación de impunidad de los delincuentes que nos rodean.

Te puede interesar