Los primeros dos caídos

Futbol 08 de mayo Por
La undécima fecha de la Primera Rueda de la Liga Casildense se llevó al primer par de técnicos del año. En Unión Casildense, Beto Pozzi rescindió su vínculo de común acuerdo con la directiva y será reemplazado por Mario Bonavera. Mientras que Eliano Ruffini, campeón 2012, fue despedido tras la derrota en el clásico y su lugar vacante, ocupado por Javier Graziottín.


Las aguas venían revueltas, y las sentencias se rumoreaban con diverso tono en las últimas semanas. El torneo mayor de la Liga Casildense se llevó los primeros dos técnicos de 2013, con once fechas completadas. Otro claro ejemplo de que en el fútbol actual, poco se observan los proyectos futuros y los pergaminos del pasado, incluso el inmediato, y sólo tienen lugar los resultados.

De la situación antes descripta le tocó ser víctima a Eliano Ruffini, nada menos que campeón 2012 e ideólogo de un 9 de Julio demoledor que, sin atenuantes, obtuvo la estrella luego de 17 largos años de espera para el pueblo verde de Arequito. Pero este año, el Pulgón no halló los caminos para repetir sus desempeños y cosechas de la temporada pasada, y después de la derrota en el clásico ante Belgrano, lque comprometió ostensiblemente las chances de Nueve en la pelea por la clasificar, la dirigencia optó por ponerle fin a la etapa del ex polifuncional frente al plantel.

Rápidamente, Javier Graziottín, cuya última experiencia en la Liga fue en 2011 dirigiendo a Alumni, fue el elegido para tomar las riendas del último en dar la vuelta olímpica.

Seguramente, el desafío del casildense pasará por reponer en el corto plazo los ánimos del equipo y conseguir un lugar entre los ocho que se ve en importantes dificultades.

Mientras que en Parque Casado, también hubo cambios. Tal y como estaba casi anunciado en la previa, la estrepitosa caída de Unión Casildense ante Casilda Club, marcó el final de la era de Adalberto Pozzi como entrenador tricolor. El Mago de Mugueta, nunca logró hacer poner pie firme a los suyos en el campeonato, más allá de una efímera racha positiva que se desandó desde el triunfo en el clásico con Alumni y permitió a los de San Carlos coquetear con los puestos de privilegio. La salida del Beto habría sido en común acuerdo con quienes dirigen los destinos del fútbol en la institución.

El reemplazante de Pozzi, es Mario Bonavera. El Correntino, con Gabriel Filippini como preparador físico y la continuidad de Catuto Bilesio en el rol de ayudante de campo, inicia su segunda etapa con el buzo de Unión, tras haberlo dirigido en 1996, año en que conquistó el Juvenil Nocturno.

La última experiencia del ex delantero como técnico también comenzó en el marco de una situación similar, cuando Pablo D'Alessandro fue marginado de Aprendices en 2009, y Bonavera logró torcer el rumbo y llevar a la Academia al título en el campeonato siguiente. Bonavera se mantuvo en el club de Nueva Roma hasta 2012, y su historia lo avala como para generar ilusiones de cambio en Unión, que arrancó la temporada con objetivos ambiciosos, y hasta hoy no ha podido meterse con firmeza entre los que abrochan la Zona Campeonato en la primera etapa.

Te puede interesar