Gherardi entre el paro y el robo

Interés General 23/05/2014 Por
La retención de trabajo que decidieron los trabajadores de la empresa E. Gherardi e Hijos en Asamblea debido a la falta de pago de la quincena continúa este viernes. Según informan medios regionales, en Rosario asaltaron a dos empleados de la firma que traían el dinero en efectivo para pagar a los empleados. La suma sustraída rondaría los 380.000.


Un halo de sospecha envuelve esta historia que tiene diversos condimentos que nada pueden tener que ver entre sí o que podrían estar relacionados.

Todo comienza con el anuncio de principio de semana sobre la visita a la planta de la firma Gherardi, del Jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno Nacional.

Llegado el jueves, y en Asamblea de trabajadores realizada a las 6 de la mañana de ese día, se tomó la decisión de llevar adelante una medida de fuerza, a la que denominaron "retención de trabajo" en reclamo de la quincena adeudada.

Producto de esta medida, y de la aparición de panfletos en el ingreso a la fábrica, los organizadores de la visita decidieron evitar la llegada de Capitanich y continuar el viaje desde Hughes directamente a Puerto General San Martín.

A media mañana de este jueves, el cuerpo de delegados de la planta se reunió con autoridades de la empresa, quienes se habrían comprometido en saldar la deuda en el transcurso del día.

Por la tarde, cerca de las 15, en Pellegrini y Rouillión de la ciudad de Rosario, dos encapuchados cerraron el paso de un vehículo Chevrolet Aveo en el que viajaban un hombre y una mujer, empleados de la firma Gherardi, quienes minutos antes habían extraído una importante suma de dinero de una sucursal céntrica de un banco rosarino.
Del vehículo sustrajeron 3 mochilas, las que contendrían unos $ 380.000 que estaban destinados al pago de los empleados.

No caben dudas que alguien "los entregó".
La investigación policial tratará de dilucidar quién.
Mientras tanto los empleados siguen sin cobrar, y continúan con la "retención de trabajo."

Algunos empleados murmuran sus dudas por lo bajo. Y están en su derecho. Trabajan y deben cobrar. Y no lo están haciendo.
Y en estos casos, las dudas sobran.

Te puede interesar